Seleccionar página

Pelear por la custodia de un hijo o menor es sin duda un proceso bastante doloroso y complicado. Más aun teniendo en cuenta de que este tipo de casos suele darse principalmente en situaciones de negligencia o divorcio, en las cuales un testimonio no siempre es suficiente e incluso suelen priorizarse las demandas de la madre cuando no hay pruebas contundentes. Es en estos casos de custodia de menores en los que un detective privado puede hacer una gran diferencia.

En la mayoría de casos de custodia de menores se le suele conceder el privilegio nada más la madre, mientras que en el 20% prevalece la custodia compartida. Sin embargo, existen situaciones en las que el veredicto puede ser poco acertado e incluso pueden poner en peligro la salud y seguridad del menor, llevado a uno de los adultos a tomar cartas en el asunto. Te explicamos lo que debes saber del trabajo de un detective privado en la custodia de menores.

¿Cuáles son las situaciones de la custodia de menores en las que se puede necesitar un detective privado?

Lo cierto es que son muy pocas las personas que piensan en un detective privado cuando encuentran problemas en un proceso de custodia de menores. Se debe a que no todos tienen conocimiento sobre este servicio y los beneficios que puede traer dentro de un caso, sobre todo cuando se sospecha o se conoce de situaciones desfavorables que la persona en el otro lado de la custodia podría estar escondiendo.

La principal razón por la que un progenitor o adulto responsable de un menor podría necesitar la ayuda de un detective privado; es cuando se necesita modificar un veredicto o recopilar pruebas para una corte en un caso de custodia de menores. Teniendo en cuenta que la Ley también suele poner la custodia de la madre como prioridad, este servicio es incluso más necesario si se trata de un padre.

La principal función del detective privado en un caso de custodia de menores es la recopilación de pruebas contundentes y de manera legal; las cuales tengan una validez jurídica dentro de un caso legal y puedan hacer la diferencia en los resultados. Pero, ¿por qué no simplemente recopilar pruebas de manera independiente? El profesional cuenta con las herramientas y licencias necesarias para llevar a cabo este tipo de trabajos.

Los tipos de prueba que se pueden recopilar para un caso de custodia de menores

Otro aspecto a tener en cuenta es que, si se quiere ganar una pelea por la custodia de menores; será necesario recopilar las pruebas correctas, lo cual el detective privado conoce muy bien. Lo principal es demostrar que el adulto que se encuentra en custodia de manera actual; o está luchando por la misma no es adecuado para hacerse cargo del menor. Esto tomando en cuenta varios factores, ya sean económicos, personales o de comportamiento.

Existen varios tipos de pruebas que un detective privado puede recopilar para ayudar en un caso de custodia de menores. Estas vendrían directamente relacionadas con los motivos establecidos en la Ley española para retirar la custodia de un menor. Entre ellos se encuentran la conducta violenta o agresiva en contra del niño, la falta de atención y cuidados y llevar una vida desorganizada o inestable que podría afectar la del menor.

Además, también se consideran actos delictivos que podrían ingresar al adulto a prisión, adicciones a drogas y alcohol, la inestabilidad laboral y el más importante; interferir de manera deliberada en la relación del niño con el padre o madre.

Un detective privado se encarga de hacer informes y gráficas sobre estas pruebas; para presentar en un proceso legal de custodia de menores y así conseguir el éxito del progenitor responsable. ¿Necesitas ayuda en tu caso? Contáctanos y nos pondremos a trabajar en ello lo más rápido posible.