La falsificación de documentos es algo que se practica a menudo hoy en día. Y no nos referimos únicamente a un ID para entrar ilegalmente a un bar, lo que suelen hacer los jóvenes. Esto es algo que también suele suceder en casos de procedimientos legales, en pagos y en herencias. De hecho, en todo tipo de procesos en que un documento sea lo que se necesita para validar algo. Para evitarlo, es necesaria la ayuda de un perito calígrafo.

¿Qué es y que hace un perito calígrafo?

Un perito calígrafo es un experto especializado en analizar manuscrito en busca de irregularidades. Su principal objetivo es encontrar falsificaciones o manipulaciones de un documento original. Primero, se encargan de analizar y comparar el manuscrito para encontrar diferencias en la letra. Algunos de los principales aspectos que analizan son la lentitud, los temblores, perdida de ritmo, etc.

Asimismo, un perito calígrafo también tiene la capacidad para analizar y detectar la falsificación de un documento mecanografiado, impreso o reproducido. Para este utilizan métodos de análisis diferentes. Una vez completado el proceso, pueden ofrecer información sobre los medios utilizados para la confección, quienes lo hicieron y las máquinas utilizadas. Sin duda, se trata de un experto que incluso puede detectar fotocopias de un documento.

Cómo saber si necesitas a un perito calígrafo para tu caso en específico

Un perito calígrafo suele ser solicitado con frecuencia en los tribunales o por un abogado. Sin embargo, también existen casos de empresas o personales en los que sus servicios pueden ser de gran utilidad o necesidad. En ambos casos estos profesionales son completamente accesibles. Sin embargo, si no sabes si es el que necesitas para tu situación en específico, aquí te listamos algunas situaciones en las que estos especialistas son útiles:

Para validar firmas

Una firma puede tener mucho poder. Son utilizadas para establecer permisos, en cheques, pagarés, contratos e incluso para acuerdos legales. Si se trata de un documento muy importante, pero se dude de la validez de la firma, un perito calígrafo será necesario. Sus servicios son útiles incluso en documentos en los que se sospeche falsificación luego de un tiempo de haber sido aceptados.

Certificar el manuscrito de una persona en concreto o de un anónimo

Certificar un manuscrito es de suma importancia, sobre todo cuando se trata de un manuscrito ológrafo o una carta anónima. Un perito calígrafo se encarga de validar el escritor de cualquier testamento al comprobar la autenticidad de la escritura y la firma. Asimismo, también tiene la capacidad para identificar al autor de una carta anónima si existe material con el que se pueda comparar.

Identificar alteraciones

Cuando se sospecha de la alteración de un documento por medio de máquinas o medios fisicoquímicos, un perito calígrafo es necesario. Estos no solo son capaces de determinar si el documento en realidad ha sido retocado, corregido o lavado. También pueden identificar las alternativas utilizadas para lograrlo, como los materiales y la maquinaria utilizados para la falsificación.

Un perito calígrafo para determinar la fecha de un documento

Cuando un documento o contrato no tiene fecha de creación o del día en que se concretó, un perito calígrafo es de gran utilidad. Se encargan de datar un documento tomando en cuenta varios aspectos en la firma y en la antigüedad de la tinta utilizada. En el caso de la firma, es posible gracias a que una persona no firma de la misma forma a medida que avanza en sus etapas de la vida. Existen varios factores que afectan la manera en que firmamos, y estos profesionales son capaces de identificarlos.

Detectar falsificaciones de sellos y tampones

Aunque estas son alternativas que ya no se utilizan tanto a la hora de firmar un documento, sabemos que aún existen. Por ello, un perito calígrafo también cuenta con especialidad en esta área. Esto es sobre todo si se sospecha que se ha utilizado un instrumento diferente para el sello, por lo que se hace una comparación a fondo con las medidas y otros aspectos de los sellos o tampones originales.